El conflicto bélico en Ucrania impacta en las negociaciones que esta llevando nuestro país con el Fondo Monetario Internacional por la deuda que asumió en 2018 Mauricio Macri. A los tiras y aflojes de la pulseada entre el equipo económico del gobierno y los representantes del organismo, se sumó ahora un nuevo ingrediente que llega desde las orillas del Mar Negro.

La letra chica del acuerdo anunciado semanas atrás aún está pendiente de ser aprobado por el Congreso Nacional. El borrador conocido esta semana viene sufriendo modificaciones incrementadas en las últimas horas atento a los acontecimientos bélicos que protagonizan Rusia y Ucrania.

La invasión Rusa es un hecho que tendrá repercusión en la economía mundial no solo por el aumento de precios de materia prima variada, que va desde alimentos hasta gas y petróleo. También se suma que Ucrania es el tercer deudor más importante que tiene el FMI, con saldos pendientes por 11.600 millones de dólares. Hay una renegociación de esa deuda que, dadas las circunstancias recientes, deja al país en una situación más difícil para afrontar pagos.

También habrá que observar como repercute en la economía argentina el aumento de precios internacional como el petróleo y gas. Argentina importó el año pasado 56 buques de GNL necesarios para el abastecimiento de gas en el invierno a un precio promedio de 8,33 dólares por millón de BTU, esa cotización cerró a 38 dólares por millón de BTU.