El servicio de subtes va de mal en peor. Esta vez fue una falla eléctrica en una formación de la línea B, que se encontraba circulando entre las estaciones Echeverría y De Los Incas, la que dejó varados casi una hora a sus pasajeros. Quedaron encerrados en los vagones, sin luz y apretados. La tensión afecto a muchos de ellos, hubo desmayos producidos por la sensación de ahogo sumados a la angustia que generaba estar a oscuras y sin demasiadas explicaciones.

Los pasajeros relataron que recién un cuarto de hora después de estar detenidos y a oscuras la persona que conducía el convoy explicó que no podía continuar por falta de energía en la formación.

El servicio del subte, que sigue siendo manejado por Benito Roggio ahora bajo la empresa Emova, profundiza con el correr de los días su mal servicio. Hace pocas semanas descarriló una formación de la línea A descarriló llegando a la estación Plaza Miserere. El hecho no dejó heridos y por suerte el vagón abandonó las vías para el lado contrario al anden, evitando un daño mucho mayor. En agosto del 2020 hubo otro hecho (foto principal) similar.

El estado de abandono del subte es brutal. Desde hace más de dos años ya no queda ninguna estación de Subte en obra, es la primera vez que esto sucede en los últimos 50 años. Además hay frecuentes demoras en todas las líneas. El 40% de las escaleras mecánicas no funcionan (En la línea E de Retiro hay 8 de las cuales no funcionan 6 desde hace más de un año) el abandono y la suciedad reina en la mayoría de las estaciones.