El golpe institucional que la Corte Suprema esta dando este lunes, interviniendo el Consejo de la Magistratura para instalar en su Presidencia a Horacio Rosatti, actual titular del máximo tribunal de justicia de la Nación, está generando duras críticas desde distintos ámbitos.

El Ministro de Justicia de la Nación, Martín Soria, recordó que Rosatti es el mismo juez que aceptó ser integrante de la Corte por Decreto. “Rosatti pretende asumir el Consejo de la Magistratura: sí, el mismo que Macri designó a dedo; que se auto votó para presidir la Corte y que dictó el fallo que lo puso a la cabeza del órgano que designa y remueve jueces”.

La senadora nacional Juliana Di Tulio comentó este lunes desde su cuenta personal en la red Twitter: “¿Dónde están los partidos políticos de la democracia Argentina? ¿Se van a dejar avasallar por el único Poder que no se somete a la voluntad popular y pretende tomar el control total del destino del país, borrándonos al Poder Ejecutivo y legislativo de la Carta Magna? Coraje!”.

El Consejo de la Magistratura es el organismo que nombra y destituye magistrados. Un emplazamiento de la Corte Suprema a través de un fallo de 120 días atrás conminó al poder legislativo a regular la cantidad de miembros que integran este organismo entendiendo que no se ajustaba a la reglamentación constitucional. El senado ya le dio media sanción para que cuente con 17 miembros. El proyecto no logra pasar el tamiz en diputados ya que la oposición de Juntos por el Cambio se opone.

Según la resolución de los cortesanos si pasado 120 días no había sanción de una ley, se autoproclamaban titulares del Consejo de la Magistratura asumiendo su presidencia para instalar 20 miembros en el organismo.

La Vicepresidenta Cristina Fernández señaló en las últimas horas la falta de reacción del poder político y mediatico sobre esta vergonzosa situación que asumirá la Corte este lunes.

En tanto, el ex juez Carlos Rozansky, afirmó “Si Rosatti se adueña del Consejo de la Magistratura, el impacto será terrible. Los golpes a la democracia siempre son una tragedia. Entre blando y duro la única diferencia es de erección”.