En medio de un momento particularmente tenso el Consejo de la Magistratura intentará este miércoles tratar dictámenes de concursos para ocupar cargos de jueces de todo el país que están vacantes. Varios de los 13 integrantes que tiene el organismo impulsan también la aprobación de mecanismos de emergencia que le permita seguir funcionando con normalidad atento al plazo que impuso en su sentencia la Corte Suprema de Justicia, estableciendo fecha del 15 de abril para que se expida el parlamento para normalizar la cantidad de miembros del Consejo.

La Corte declaró inconstitucional la actual conformación de 13 miembros obligando al Congreso a aprobar una ley con una nueva conformación, le impuso 120 días de plazo que vencen este viernes. Los tiempos jugaron en contra del poder legislativo. La ley cuenta con media sanción del Senado (aprobó 17 miembros) pero se trabó en diputados ya que el bloque de Juntos por el Cambio jugó a obstruirla con la intención que sea la Corte (con mayoría macrista) quien tome las riendas del Consejo según señala la disposición de la sentencia en cuestión.

Así las cosas, la semana próxima el cuestionado cortesano, Horacio Rosatti (aceptó ser miembro de la Corte por Decreto de Macri), asumirá la presidencia del Consejo que pasará a tener 20 miembros (número original) por decisión del máximo tribunal de justicia de la nación.

El Consejo de la Magistratura es un órgano constitucional multisectorial encargado de confeccionar los temas de carácter vinculante de los candidatos para los tribunales inferiores del Poder Judicial, para que luego sean designados por el Presidente de la Nación en acuerdo con el Senado. Tiene a su cargo también la administración del poder judicial, el control de la actividad de los jueces y la imposición de sanciones. En caso de causas graves es el organismo que abre el juicio político para resolver sobre la destitución de los jueces ante el Jurado de Enjuiciamiento, ante el cual el Consejo de la Magistratura actúa como acusador.​