“Estamos este 24 de marzo para empujar la barrera de lo posible, para pensar para que venimos al Gobierno. No es para no molestar, es para darle de comer a la gente, para dar trabajo, para fomentar la industria y la producción. Al que no le interese pelearse con nadie, que sepa que no lo necesitamos”, afirmó este jueves el gobernador bonaerense, Axel Kicillof, en un discurso junto a Hebe de Bonafini en la vereda de la sede de Madres.

Una declaración que aparece como el intento de darle un reimpulso a la acción de gobierno apuntando a lo que Cristina Fernández definió meses atrás, los funcionarios que no funcionan.  Profundizando aún más ese concepto Kicillof señaló: “Hay que correr la frontera de la posible mas allá de lo que dicen los diarios, de la voz de la sensatez, sino estamos liquidados”.

El gobernador reconoció la lucha de la titular de Madres, Hebe de Bonafini, al señalar, “La palabra de las Madres, esa que no se vende, que estuvo siempre en los momentos trágicos, ha sido para mí el motor y resorte de la militancia”.