Con una inversión de $4.000 millones, el Gobernador bonaerense inauguró la nueva Central de Atención Telefónica de Emergencias (CATE) de la provincia en cuyas instalaciones, ubicadas en La Plata, trabajan más de 500 personas que dan respuesta a 25.000 llamados diarios.

El edificio cuenta con sistema de telemetría, botón SOS y NOC, data center, departamentos de Protocolo y Procedimiento, Legal y Administrativo, Capital Humano, comedor y área de descanso. Las obras se realizaron en el marco del “Programa de Seguridad Ciudadana e Inclusión de la provincia de Buenos Aires”, que comprendió también la puesta en valor y renovación tecnológica de las centrales de Campana y Mar del Plata.

“A partir de una inversión muy significativa, hemos transformado el funcionamiento de la actividad policial ante un llamado al 911. Con la incorporación de nuevos elementos tecnológicos, más y mejor capacitación, y una profunda vocación de servicio de las y los agentes de la fuerza, se optimizaron los tiempos y los recursos para dar una respuesta inmediata ante situaciones de emergencia”, explicó Kicillof.