El gobierno bonaerense que encabeza Axel Kicillof reconoció que el operativo realizado este jueves por la noche durante el partido que iban a disputar Gimnasia y Esgrima de La Plata  y Boca y “no fue capaz de brindar seguridad a quienes asistieron” e indicó que se ordenó apartar al jefe policial que estuvo a cargo, el comisario Juan Gorbarán.

“El Gobernador instruyó al Ministro de Seguridad para que el Jefe del Operativo sea inmediatamente apartado y para que se pongan todos los elementos a disposición del fiscal que está interviniendo“, señaló el comunicado difundido este viernes. En el texto, el gobierno de la provincia de Buenos Aires “lamenta los hechos sucedidos en el marco del partido de fútbol que disputaban Gimnasia y Esgrima La Plata y el Club Atlético Boca Juniors, en la ciudad de La Plata”.

“Es inadmisible que anoche miles de platenses hayan tenido que vivir lo que vivieron y más aún, que se produjera el lamentable hecho de que César Regueiro perdiera la vida en el marco del encuentro”, agrega.

Además informa que “casi todas las personas que sufrieron heridas y recibieron la asistencia brindada por el sistema de salud provincial ya han sido dadas de alta”. El comunicado remarca que, “mientras la justicia investiga si las condiciones de ingreso al estadio pudieron estar alteradas por una sobreventa de entradas, es evidente que el operativo realizado no fue capaz de brindar seguridad a quienes asistieron”.

Luego, se precisó que Kicillof “instruyó al ministro de Seguridad (Sergio Berni) para que el jefe del operativo sea inmediatamente apartado y para que se pongan todos los elementos a disposición del fiscal que está interviniendo”.

“Nos comprometimos a transformar la Policía de la Provincia, a mejorar sus condiciones laborales, su equipamiento y su formación para darle un mayor grado de profesionalidad. En ese camino estamos, claro que falta mucho aún pero no vamos a permitir que se incumplan normas básicas establecidas para el desempeño de las fuerzas de seguridad”, concluye el texto oficial.