Las especulaciones corren como reguero de pólvora. No hay medio que no especule con nombres y estrategias que asumirá el gobierno tras el cimbronazo que representó la inesperada renuncia de Martín Guzmán. Los más osados aventuran que la determinación del ahora ex titular de Hacienda provocará un cambio casi total del gabinete. Se sabe de algunos que ya le habían anunciado, semanas atrás, al Presidente su deseo de correrse de algún ministerio. Es el caso de Juan Zabaleta que quiere retomar la conducción de la intendencia de Hurlingham.

En este contexto no es difícil imaginar que están quienes quieren mover un casillero hacia adelante. La sugerencia de Alberto para que Massa se sume al Poder Ejecutivo choca con exigencias que el titular de la Cámara Baja para conformar un gabinete renovado con representantes propios y también del sector de Cristina Kirchner.