Alberto Fernández recibió anoche en la quinta presidencial de Olivos a otra delegación de dirigentes de la CGT, esta vez encabezada por Pablo Moyano junto a una docena de representantes gremiales quienes le acercaron un apunte con cinco temas que les preocupa.

El primero está relacionado con las asignaciones familiares. Moyano le pidió al Presidente que se amplíe para todos los trabajadores eliminando el tope existente en la actualidad. Se trata de un beneficio que hoy están cobrando cerca de 2 millones de asalariados. El segundo ítems planteado por la delegación sindical es volver a elevar el piso del Impuesto a las ganancias que desde el 1 de Junio pasado es de $280.792.

El tercer tema planteado está relacionado a reformular el salario mínimo vital y móvil. El cuarto, es entregar un bono a todos los trabajadores sin afectar las paritarias, y el quinto fue un pedido para que el gobierno haga control de precios más estricto y efectivo.

Moyano se volvió a reunir con el Presidente este jueves, esta vez en Casa Rosada, para seguir abordando los temas y ofrecerse como mediador en el conflicto gremial que mantiene el gremio del neumáticos con sus patronales.