Tomás, el hijo de la titular de Aysa, Malena Galmarini, y el ministro de Economía, Sergio Massa, renunció a realizar una cobertura del mundial de fútbol para un emprendimiento privado. Lo hizo después de recibir una verdadera catarata de agresiones a través de mensajes en redes sociales como él mismo lo explica en una carta que hizo pública.

Tomás Massa tiene 17 años es un apasionado del futbol y como tal había desarrollado junto a un grupo de amigos un emprendimiento sin ningún tipo de financiamiento relacionado con el Estado argentino. Lo cierto es que el odio ganó la partida. Lo agredieron tanto que decidió bajarse del mismo.

Esta es la carta de Tomás:

Primero que nada: Quiero contarles que decidi renunciar a cubrir el mundial en Mundo Selección.

Mis compañeros continuarán el trabajo en Qatar, contratados bajo las mismas condiciones que yo, porque la empresa que señalan no tiene nada que ver con el trabajo de mis viejos ni con el Estado. Acá no hay ningún tipo de financiación estatal, solo gente laburando en el ámbito privado. El resto fue una película que armaron desde el odio.

Esto, que era mi sueño, lo conseguí por mi cuenta, pero me comí el garron de ser el “hijo de”. No solo recibí y recibo insultos (de todo tipo), sino que además mis compañeros están siendo agredidos y reviento de culpa. Esto que inventaron, ademas de afectarme a mi, afecta a Mundo Selección y a todo un equipo que trabaja en redes y distintos proyectos hace años sin meterse en política.

Para dejar de perjudicar a mis compañeros, mi desicion personal es regresar. Con mis 17 años no puedo emocionalmente seguir adelante.

Los que me conocen saben la clase de persona que soy y los valores que me inculcaron, también son testigos de mi conocimiento y amor por el futbol. Las redes y mi pasión me llevaron a que por merito personal me elijan para generar contenido, entretener e informar como decenas de influencers. ¿Por qué el escrachado soy yo? Porque nací en una familia de políticos y dan por hecho que no puedo ganarme nada solo.

Entiendo que para algunos todo lo que tenga ver conmigo “es política”. Me cuesta imaginar que sea así para siempre y me es dificil ver a “periodistas” reconocidos permitiendo el escrache a un pibe con insultos y calumnias. Todos saben que lo que están difundiendo es absolutamente mentira.

Yo estaba trabajando, tenia un mini proyecto con lo que me apasiona en la vida. Tengo 17 años, queria ser feliz trabajando de lo que me gusta. Me equivoqué al enojarme por los inventos, sí, pero hago lo mejor que puedo. Estoy aprendiendo a manejarme en este mundo en el que viven mis viejos, no yo.

Para la tranquilidad de todos, me regreso a Argentina. Gracias a los que se esforzaron tanto para arruinarme un sueño. Voy a seguir con mi vida y voy a ser feliz aunque me ensucien cada vez que intente dar un paso adelante en mi vida.

Por ultimo, voy a hacer juicio a quienes mintieron sobre el viaje, sobre mi trabajo y sobre mi, en la justicia de USA, lugar donde esta radicado el contrato de trabajo. Saludos a todos.