El gobierno porteño no ejecutó $41.000 millones que tenía aprobado para Desarrollo Humano

Un informe elaborado por el Centro de Economía Política Argentina (CEPA) resalta que el gobierno porteño subejecutó más de $41 mil millones en Desarrollo Humano y Habitat. Es decir, no invirtió ese monto que el presupuesto de la Ciudad tenía destinado para los cubrir necesidades de atención a los sectores más empobrecidos.

Juan Pablo Costa, coordinador del Observatorio de Economía Urbana de CEPA y uno de los responsables del informe, indicó que, de acuerdo al relevamiento, los programas de seguridad alimentaria, de subsidios a personas en situación de calle y los dependientes de la Dirección General de la Mujer fueron algunos de los que más resultaron afectados por la subejecución de su presupuesto. “Vimos caídas en la ejecución de muchas reparticiones y programas pero, además, una subejecución de 41 mil millones de pesos entre 2016 y 2022”, aseguró el economista advirtió que el gobierno porteño “los recortó teniendo crédito disponible”, lo que consideró “doblemente grave”.

El trabajo forma parte de la serie de análisis que los especialistas del Observatorio de Economía Urbana del CEPA vienen realizando, área por área, sobre la ejecución anual presupuestaria del GCBA desde 2016. Costa explicó que se constataron “recortes grandes en la Dirección General de la Mujer, casi el 40% y ajuste en programas de inserción sociolaboral”.

También mencionó “un retroceso del 28% respecto a 2021 en reparticiones como la Dirección General de Atención Integral Inmediata (DGAII)”, que tiene a su cargo la asistencia durante las 24 horas a familias y personas en situación de calle, así como la red de Centros de Inclusión Social.

En 2021, esa Dirección tuvo una ejecución de 14 mil millones de pesos, mientras que en 2022 cayó a los 10 mil millones. En tanto, respecto al programa de subsidio habitacionales Apoyo a Familias en Situación de calle, advirtieron una caída interanual del 37%.

Otro de los programas que mayores recortes recibió en todo el período analizado fue el de Atención a la Emergencia Habitacional que, según el informe, “hasta 2019 se mantenía en el orden de los 1.500 a 1.800 millones de pesos constantes”, pero a partir de 2020, en plena pandemia, la ejecución comenzó a caer en picada.

“Durante los años siguientes, 2021 y 2022, lejos de revertirse la situación empeoró con recortes que llevaron a la virtual extinción de este programa. Puede observarse en 2021 un recorte de 1.000 millones de pesos, esto es una caída del 83 por ciento”, señalan los autores, que precisan que entre 2016 y 2022 el retroceso fue del 91 por ciento.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Share This