Sergio Massa anunció este miércoles que el gobierno estableció el congelamiento del ICL (Impuesto a los Combustibles Líquidos). Según explicó en un mensaje se trata de un mecanismo por el cual el Estado no aumenta su participación en los impuestos para que la nafta no aumente más. “Resignamos recursos del Estado, dejamos de cobrar impuestos a los efectos de que la nafta no aumente más de lo debido”.

En las próximas horas el ministro de economía se reunirá con representantes del sector petrolero para analizar los márgenes de ganancia y un eventual aumento en el precio del combustible que será de un dígito. En este contexto Massa señaló que “en las últimas horas escuchamos pedidos de aumento del 40%, del 20%, del 10%, muy por encima de la realidad que un sector de los grandes ganadores de la economía argentina necesitaba a los efectos de seguir invirtiendo”. 

Massa también explicó que se batieron el récord de producción, se aumentó un 50% la inversión en Vaca Muerta. “Sabemos, además, que es uno de los sectores más importantes para la competitividad económica y para la estrategia de Argentina a acumular reservas. Pero eso no puede pasar a costa del bolsillo de los argentinos”, argumentó.