El gobierno realizó el primer pago programado a los bonistas extranjeros tras la renegociación en 2020 que permitió una quita en esos compromisos de U$S 37 mil millones. La deuda que se logró reestructurar en ese momento por el equipo económico que conduce Martín Guzmán, fue la que se encuentra en moneda y legislación extranjera, y representó U$S 66.137 millones logrando bajar la tasa de interés promedio por los bonos emitidos de 7 % aceptado por la administración de Macri al 3,07 %.

En las últimas horas el Banco Central utilizó U$S 692 millones de sus reservas que se mantenían en 39.466 millones (al 6 de enero) para asumir este compromiso.

El país tiene pendiente la renegociación de la deuda que tomó Macri con el FMI por más de U$S 44.000 millones. A fin de este mes hay un vencimiento de U$S 1.100 millones, además de otros U$S 200 millones con el Club de París. Los vencimientos que Macri acordó con el FMI para este año son más de U$S 19.000 millones y otros U$S 20.000 millones para el año próximo. Cifras imposibles de afrontar para la economía argentina.