El presidente Javier Milei envió hoy al Congreso nacional el Decreto de Necesidad y Urgencia que modifica varias leyes desregulando no solo las relacionadas con la economía. El DNU, que generó protestas y movilizaciones este miércoles acumula 12 pedidos de nulidad en la justicia, tiene aristas llamativas en sus 351 páginas. Entre ellas impone que el Poder Legislativo le delegue facultades al Poder Ejecutivo hasta fines de 2025, prorrogable por dos años más (fines de 2027), cuando termina el mandato de Milei.

El DNU, que en la formalidad institucional el Ministro del Interior Guillermo Francos se lo entregó al titular de la cámara de Diputados Martín Menem (foto), establece intervenir todos los órganos y entidades descentralizadas que componen la Administración Pública nacional, con la sola exclusión de las universidades nacionales. Los interventores “podrán disponer el pase a disponibilidad o baja del personal de los órganos intervenidos”, en el marco de las previsiones del artículo o cualquiera sea su modalidad de contratación.

El proyecto de ley también  propone modificaciones en la legislación penal. Reflota la “obediencia debida”, legitima la Doctrina Chocobar, y declara “no punible” el homicidio en los casos en que la persona que asesinó haya percibido peligro

En otro ítem se establece la consolidación en el Estado nacional de los ahorros de los jubilados a través de los Fondos de Garantía de Sustentabilidad (FGS), creado en julio de 2007 por el presidente Néstor Kirchner con el objetivo de proteger al sistema previsional de vaivenes económicos.