Tal como era de esperar las consecuencias económicas de la guerra entre Rusia y Ucrania, y las posiciones políticas de los gobiernos de Argentina y Alemania, fue el eje central del encuentro que mantuvieron este miércoles en Berlín el Presidente Alberto Fernández y el Canciller Olaf Scholz.

Al respecto y después de definir a la guerra como un hecho “inmoral”, Fernández afirmó que “es necesario que cese el fuego en Ucrania y que se abra un canal de diálogo para encontrar una solución. Es un problema del mundo y no podemos mirar impávidos las consecuencias” comentó en conferencia de prensa Fernández destacando que no prevé nuestro país sanciones económicas contra Rusia atendiendo que es casi nula la relaciones comerciales, y se manifestó contrario al envío de armas a Ucrania tal como realizaron varias naciones europeas. “Las sanciones a Rusia no solo repercuten en Rusia, repercuten en todo el mundo”, aseguró el mandatario argentino destacando que “esto dejó de ser un problema entre la OTAN y Rusia, es un problema de todo el mundo”.

Ingresando a un marco de intercambio comercial el presidente señaló como muy importante avanzar en acuerdos entre el Mercosur y Europa. “Debemos discutir cómo actuamos contra el proteccionismo de ciertos sectores de la economía europea”, resaltó. Por su parte Olaf Scholz consideró que “Argentina es un socio fiable”.

Fernández también destacó que Argentina es un reservorio de lo que el mundo está demandando en la actualidad, “somos productores de alimentos y energía. Allí tenemos una oportunidad para trabajar junto a Alemania”.