El equipo económico que conduce Sergio Massa trabaja en el proyecto de ley del presupuesto 2023 que debe presentarse antes del 15 de septiembre en el Congreso. Tendrá la ratificación de las metas con el FMI, esto pese a las consecuencias económicas mundiales bajo el contexto de la guerra en Ucrania.

La acumulación de reservas es un objetivo central en todos los movimientos que está realizando la nueva conducción económica nacional. Los acuerdos anunciados por el propio ministro en relación a metas con sectores exportadores, pusieron una primera meta con ingresos de 5 mil millones de dólares en lo inmediato para seguir con limitaciones en las importaciones que provocan un drenaje importante de divisas. Se espera que en septiembre aminore notablemente los gastos en energía que han promedio unos 2 mil millones de dólares mensuales en los meses invernales.

En tanto, con el Banco Mundial, si bien no hay demoras en carpeta, en el entorno de Massa creen que se podrían acelerar desembolsos de 800 millones, que se sumarían a los 750 millones que aprobaría la CAF, otro organismo multilateral, la semana próxima.