Disney anunció que se desprendió de los canales básicos de TV por cable denominados Fox Sports al vendérselos al Grupo Mediapro, de capitales chinos. Se trata de uno de los conglomerados audiovisuales más importantes de Europa con presencia en todo el mundo a través de 55 centros de producción en 36 países.

Sin embargo, la operación aún no está registrada debidamente y sigue sin acatar la resolución de la Comisión Nacional de la Competencia que la obliga a transmitir de manera abierta y gratuita eventos deportivos relevantes de cada una de las competencias definidas como contenidos fundamentales, como son la Copa Libertadores, la UEFA, NFL, MLB, Fórmula 1.

Disney debe desprenderse de señales deportivas en la Argentina para evitar una situación de monopolio según resolvió la Comisión Nacional de Defensa de la Competencia en la resolución del pasado 17 de enero, estableciendo una serie de condicionalidades a cumplir hasta que el proceso de desinversión esté aprobado. En marzo de 2019 Disney adquirió Fox lo que generó que en Argentina se quedara con el 64% del share correspondiente a 7 de las 9 señales deportivas básicas (todas menos TyC y DeporTV).