Varias empresas, entre ellas Mercado Libre, fueron denunciadas por la Aduana por evasión fiscal y otras irregularidades en operaciones de importación por un monto superior a los 7 millones de dólares.

La empresa de Marcos Galperin y otra de características similares de origen francés, habrían importado terminales de pago bajo una posición arancelaria distinta a la que correspondía, declarando modelos diferentes para no pagar derechos de importación. Así lo determinó una investigación de la Dirección General de Aduanas (DGA).

El organismo dependiente de la AFIP detectó irregularidades durante los últimos tres años en la importación de terminales de pago. Las empresas declaraban el ingreso de modelos antiguos que estaban exentos de abonar derechos de importación cuando en realidad estaban alcanzados por una alícuota del 16 por ciento.