La sesión especial en el parlamento porteño para escuchar el informe del Jefe de Gabinete de la Ciudad Felipe Miguel (estuvo Larreta presente en la primera parte junto a los integrantes de su gabinete), se desarrolló con especial atención. No necesariamente por la exposición del funcionario saliente, sino por la postura política que expresaron los legisladores de los distintos bloques.

Dado el particular momento de traspaso de gobierno la lectura política de cada discurso mereció atención especial. El radical Marcelo Guouman (UCR-Evolución) después de elogiar la gestión saliente de Larreta remarcó que el radicalismo quiere un Estado presente dejando en claro que su partido será oposición a nivel nacional y espera definiciones en el ámbito porteño para fijar posición. Señaló que tiene expectativas de mantener la alianza con el Pro en la Ciudad.

Claudia Neira (Unión por la Ciudad), entre otras cosas, remarcó la importancia de la obra pública. Lo hizo apuntando su mirada hacia su par Lucia Montenegro de la Libertad Avanza quien en su discurso denunció la falta de obra pública señalando como ejemplo la denuncia que le hicieron llegar vecinos de la villa 15 en Ciudad Oculta quienes carecen de agua corriente y cloacas. “Es una cuestión de odio visceral” señaló la libertaria preguntándole a Felipe Miguel cuando se terminará esa situación. En realidad, todos los legisladores libertarios que hablaron en esta sesión se mostraron llamativamente incisivos con el Jefe de Gobierno porteño. Rebeca Fleitas (LLA) auguró que Jorge Macri avanzará en la aplicación más amplia de las armas no letales ya adquiridas por la administración Larreta y pidió se establezca un protocolo para ello

El titular del bloque oficialista Diego García Vilas (Vamos Juntos) transitó en su corto discurso por una postura más indefinida en cuanto a la postura de su espacio (Confianza Pública, el partido de Ocaña), desplegando elogios y agradecimientos en general.