La Vicepresidenta habló en la puerta de su domicilio con la militancia ahí reunida después de una jornada de muchas tensiones tras el vallado que impuso en la zona Larreta junto a la movilización de carros de asalto, hidrantes y un sobredimensionado número de efectivos policiales que impidieron la llegada de los peronistas hasta la esquina donde vienen realizando una vigilia desde el lunes últimos.

“En el único lugar donde hubo violencia fue en CABA” señaló Cristina destacando que hubo  movilizaciones en todo el país. Habló desde un improvisado escenario desde donde recordó como no hubo vallas de la Policía de la Ciudad cuando grupos opositores reunían en esa misma esquina para insultarla y amenazarla de muerte. “He sufrido el hostigamiento de venir a insultarme y a amenazarme de muerte, nunca vi a la Policía de la Ciudad de Buenos Aires intervenir para evitar ese hostigamiento, porque también soy una ciudadana que paga sus impuestos”, aseguró para resaltar “no aceptan que el pueblo pueda expresarse”. Sus palabras fueron interrumpidas por la militancia que cantaba una y otra vez “Cristina Presidente”.

A la hora de destacar quienes son generadores de violencia, la Vicepresidenta ironizó al decir: “Dicen que los violentos somos nosotros. Los hemos visto quemar barbijos, violar la cuarentena sin importarle nada y nunca hubo un solo policía ni Federal ni de la Ciudad que pudiera siquiera molestarlo cuando aún estaban respetando la ley”

Finalmente, tras un discurso breve para su habitualidad en este tipo de circunstancias, la Vicepresidenta pidió ir a descansar después de un día tan largo, una forma de sugerir ponerle punto final a la vigilia.