La Vicepresidenta dejó en claro que no renunció a la posibilidad de ser candidata en las próximas elecciones presidenciales, sino que ha sido proscripta a partir de un fallo judicial que, en primera instancia, la condenó en la causa vialidad. La aclaración viene a cuenta de la manipulación de lo dicho en su últimos discurso, posterior al fallo del tribunal que falló en su contra. “El único renunciamiento que tuvo el peronismo fue el de Eva Perón. Y tampoco hay autoexclusión. Ni renunciamiento ni autoexclusión: proscripción”, afirmó Cristina en un discurso realizado en la inauguración del complejo deportivo Diego Maradona de Avellaneda.

Durante el mensaje la Vicepresidenta, que no nombró nunca al presidente, llamó a no tener miedo al poder de las mafias que están condicionando la gobernabilidad en democracia, le pidió a los peronistas hacerse cargo del bastón de mariscal que se lleva y del que hablaba Perón para asumir un compromiso sin pedir permiso. “Cada compañero, cada dirigente, cada militante, tiene su bastón de mariscal en la mochila. Sáquenlo. Y no le pidan permiso a nadie para sacarlo. El miedo es un gran disciplinador de la dirigencia política y un gran frustrador de las sociedades. No construye nada, pulveriza el poder popular y tiende a desnaturalizar la política y a que aparezca la insatisfacción democrática”, comentó.

También convocó movilizarse el 24 de marzo próximo en que se van a cumplir 40 años de democracia, “será una fecha muy importante para que movilicemos a toda la Argentina a partir de una consigna: Argentina y democracia sin mafias. Los argentinos nos lo merecemos”.

La Vicepresidenta arremetió con la disparidad de criterios con la que funciona y dictamina el poder judicial. “Hay una patente de corso y de impunidad para todo aquel que no sea peronista y todo aquél que lo sea se le inventan cosas y afuera, deberíamos preguntarnos todos si es sostenible un país con estos parámetros de la administración de Justicia. ¿Es sostenible? No, seguramente que no”, señaló. Trazó una comparación sobre la injusta distribución de la renta nacional señalando los gastos millonarios que utiliza la administración porteño en la ornamentación de las calles de la ciudad señalando que es el mismo monto que que gasta un municipio bonaerense en todo un año.