“Se desmontaron las mentiras de los fiscales Luciani y Mola”, señaló la Vicepresidenta en la tercera jornada del juicio por el supuesto direccionamiento de obra pública en Santa Cruz en favor del empresario Lázaro Báez.

Cristina Fernández de Kirchner enfatizó el recorrido persecutoria del que es víctima y acusó de mentir a los representantes del Ministerio Públuc9 y Fiscal. Lo hizo en su alegato este viernes ante el Tribunal Oral Federal 2 señalando que, “con esta justicia el país no va a ningún lado” y aseverando que “si fuera jefa de una asociación ilícita todos mis actos serían inválidos, por ejemplo Luciani no podría ser fiscal porque se lo firmé yo”.

La Vicepresidenta apuntó a desnudar las falsedades planteadas por los fiscales Diego Luciani y Sergio Mola, quienes pidieron que se la condene a 12 años de cárcel y a inhabilitación perpetua para ejercer cargos públicos. “Hay toda una fábula montada para traerme de los pelos a este juicio”, aseguró para resaltar “me siento en estado de indefensión. Los jueces que me juzgan a mí, los de casación, el fiscal, son amigos y jugaban al paddle con Macri. O lo iban a visitar a la Rosada”.