Personal de Gendarmería Nacional apostados en Salta recibían coimas de hasta 250 mil pesos por semana para dejar pasar hasta 25 camiones por día cargados con granos sin declarar a Bolivia.

Así lo señaló un perito de la misma fuerza de seguridad nacional al declarar en el Tribunal Oral Federal N°2 de Salta donde se desarrolla (foto), desde el 19 de mayo y a partir de una denuncia de la AFIP, un juicio por contrabando de granos seguido contra un Jefe de escuadrón, un comandante principal, un alférez, un sargento y el propietario de una finca en Campo Durán, en el Departamento General San Martín.

El sargento primero Marcos Coronel, jefe del Equipo de Análisis de la División Antidrogas de la Sección Aguaray, es quien llevó adelante un estudio en función de los mensajes y audios que fueron extraídos de los teléfonos secuestrados, tanto a los acusados en el debate como a otros dos imputados que se encuentran prófugos. Coronel describió el rol de cada uno de los acusados, la gestación de la maniobra, la modalidad implementada para el paso ilegal de los camiones con granos, las disputas internas e incluso se refirió a los montos y forma de pago de los sobornos.

El equipo de la Unidad Fiscal –a través de herramientas digitales- presentó a los jueces los audios, chats de conversaciones vía WhatsApp, videos e imágenes extraídas de los distintos teléfonos, con lo cual la hipótesis delictiva quedó fortalecida.

Coronel explicó que la maniobra consistía en liberar la ruta para el paso de los camiones con granos hacia Bolivia. Sostuvo que esta función estaba a cargo de los gendarmes acusados, mientras que el titular de la finca era una pieza clave en todo el andamiaje delictivo, pues su propiedad, colindante con el vecino país, era la puerta que coronaba el contrabando.

A cambio, los acusados recibían pagos de coimas que, en un principio, eran de 150 mil pesos, pero que luego llegaron hasta los 250 mil por semana cuando el flujo del contrabando se incrementó notablemente, incluso hasta 25 rodados por día.

El perito explicó que, de los peritajes a los teléfonos, surgía que esta modalidad se implementó en noviembre del 2020, pero que tuvo su mayor apogeo desde diciembre de ese año hasta marzo del 2021. Se pasaban las fotos de las patentes de los camiones que iban a pasar, los cuales pagaban la coima, en tanto que el comandante principal acusado definía una franja horaria para el paso de los camiones. La ruta utilizada era la 34 hasta el cruce con la 54, que conduce a la localidad de Campo Durán, donde los transportistas llegaban hasta la finca ubicada a la altura del kilómetro 79, por donde accedían a Bolivia

El fiscal general Eduardo José Villalba, de la Unidad Fiscal Salta, dirige la acusación contra los gendarmes y el finquero. El tribunal está integrado por los jueces Domingo Batule, Abel Fleming (presidente) y Gabriela Catalano.