Conmoción en el mundo por el asesinato del ex primer ministro japonés, Shinzo Abe, baleado este viernes mientras hablaba en un acto en la ciudad de Nara ubicada en el centro de ese país. Shinzo Abe tenía de 67 años, murió a causa de dos disparos realizados con un arma de fuego casera.

El Presidente Alberto Fernández expresó su consternación a través de un mensaje desde su cuenta en la red Twitter: “Con absoluta conmoción supe del asesinato de Shinzo Abe, ex primer ministro de Japón. Mis condolencias a sus seres queridos y el mayor repudio a este impactante y doloroso atentado contra la democracia y la paz”.

Estados Unidos, a través de su secretario de Estado, Antony Blinken, condenó el asesinato y lamentó la pérdida de un “líder visionario” que había “llevado las relacionns” entre Estados Unidos y Japón “al más alto nivel”, dijo el funcionario durante una reunión del G20 en Bali, Indonesia.

El presidente ruso Vladimir Putin lamentó también la “pérdida irreparable”, deseó a los japoneses “valor” en este momento, y aseguró que los “hermosos recuerdos de este hombre notable permanecerán para siempre en los corazones de aquellos que lo conocieron”.

Desde el Gobierno nipón, el jefe de gabinete Hirokazu Matsuno había confirmado oficialmente que Shinzo Abe “recibió un disparo a alrededor de las 11.30 (anoche a las 23.30 de la Argentina) en Nara”. Fue llevado a un hospital cercano donde falleció mientras recibía las primeras atenciones.

El autor del atentado es Tetsuya Yamagami, un ex marino radicado en Nara de 41 años, quien fue detenido en la escena del crimen y no opuso resistencia durante el arresto.