Caso Assange: Tener información no es tarea difícil, lo complicado es publicarla

Julian Assange recuperó su libertad después de 12 años de sufrir una persecución impiadosa. Su delito, ejercer el periodismo desde una plataforma que él mismo creó, WikiLeaks.

Este australiano de 52 años estuvo casi siete años asilado en la embajada ecuatoriana en Londres y poco más de cinco años en la cárcel británica de máxima seguridad de Belmarsh. Fue perseguido por publicar información sensible y de interés general sobre actividades oscuras de Estados Unidos en distintas regiones del mundo.

Información filtrada desde los propios archivos de la potencia del norte de América que se mantenía como secreto de Estado. Se trató de crímenes de guerra en Irak y Afganistán, injerencias de embajadores estadounidenses en asuntos de otros países, presiones en favor de empresas estadounidenses, gobernantes corruptos de países aliados, vigilancia secreta de ciudadanos estadounidenses y espionaje de instituciones multilaterales y líderes mundiales, entre otros delitos y revelaciones vergonzantes.

Por ejercer el periodismo la Casa Blanca  persiguió a Assange, lo acusó de espía. Descargaron sobre él una verdadera catarata de mentiras, hasta lo tildaron de violador. El llamado mundo libre no lo es tanto.

Por estas horas Julian Assange recuperó su libertad después de acordar culpabilidad por algo que no cometió. Esa aceptación fue para recibir una condena que ya cumplió con los años que estuvo detenido. En la Islas Marianas, un protectorado de Estados Unidos ubicado en el Pacífico sur, se firmará un acuerdo judicial con la Casa Blanca. Ocurrirá esta semana, después Assange seguirá viaje a Australia donde lo espera su familia y un reinicio de vida en su tierra natal.

Assange recibe la adhesión y felicitaciones de miles de periodistas de todo el mundo, de organizaciones de derechos humanos y también de muchos gobernantes dispuestos a respetar, sin censura, la tarea que realizan los periodistas auténticamente independientes. Tener información no es una tarea difícil para un periodista, lo realmente complicado es publicarla.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Share This