El presidente de Bolivia, Luis Arce, lo confirmó este jueves en conferencia de prensa realizada en Casa Rosada donde fue recibido por Alberto Fernández con quien mantuvo una reunión de dos horas antes de un almuerzo que comenzó minutos antes de las 15:00, retrasando la agenda de actividades de Arce que contempla una visita a la UBA (programada a las 15:00) y otra reunión en Escobar con la comunidad Boliviana (17:00) para regresar a Bolivia hoy mismo.

Se trata de la primera visita oficial al país del mandatario boliviano para firmar una serie de convenios entre los cuales se acordó avanzar en la consolidación de la agenda energética bilateral, garantizando el suministro de gas en volúmenes significativos y habituales en los meses invernales en nuestro país.

El retraso se debió a modificaciones de último momento monitoreadas por el propio Martín Guzmán y el titular de la Secretaría de Energía , Darío Martínez con sus pares bolivianos, retocando el número final del volumen de gas garantizado y demás condiciones del acuerdo.

Ambos mandatarios, según el acta firmada, “coincidieron en la importancia de realizar acciones concurrentes para que el Contrato de Compra Venta de Gas Natural entre YPFB e IEASA, refleje un nuevo régimen de entrega garantizado de 14 millones de metros cúbicos por día y priorizando en función de la disponibilidad volúmenes adicionales en el período de invierno, y el cese de derechos y obligaciones antes de la gestión 2025, a cuyo efecto encargaron a los Ministerios y entidades responsables concretizar los documentos correspondientes”.

Entre otros acuerdos se estableció un mecanismo bilateral en el que se traten temas fluviales y de navegación, reafirmando la voluntad de potenciar el desarrollo de la Hidrovía Paraguay – Paraná; acordaron avanzar en el análisis de las oportunidades de inversión para YPFB en Vaca Muerta y trabajar de manera conjunta en la identificación de alternativas de suministro de hidrocarburos líquidos en procura de la seguridad energética de ambos Estados; y acordaron que las autoridades de ambos países llevarán adelante conversaciones destinadas a facilitar la participación del sector privado argentino en las licitaciones de equipamiento médico hospitalario, mediante el reconocimiento de la certificación de la ANMAT como equivalente a la de otros orígenes.