Nucleoeléctrica Argentina, la empresa que opera las tres centrales nucleares en funcionamiento que tiene el país (Juan Domingo Perón por Atucha I; Nestor Carlos Kirchner, por Atucha II y Embalse) acaba de firmar un contrato para prestar servicios de ingeniería y tecnología a Ontario Power Generation, empresa generadora de energía eléctrica canadiense.

Nucleoeléctrica es una sociedad anónima cuyo capital social accionario se encuentra distribuido entre el Ministerio de Economía de la Nación (79%), la Comisión Nacional de Energía Atómica (20%) e Integración Energética Argentina S.A (IEASA). Las tres centrales producen y aportan al interconectado eléctrico nacional 1763 MW.

La experiencia adquirida en el recambio de los generadores de vapor durante la extensión de vida de la Central Nuclear Embalse, ubicada en Córdoba, le permitió a Nucleoeléctrica acumular la experiencia necesaria en el delicado manejo de esta operatoria, como para poder exportar estos conocimientos, El acuerdo firmado le permite brindar colaboración en tareas relacionadas a esos componentes en la Unidad III de la Central Nuclear Darlington que se encuentra en proceso de reacondicionamiento.

El Proyecto de Extensión de Vida de Embalse fue una de las obras de ingeniería más importante del país y un hito a nivel mundial ya que fue la primera vez que se cambiaron los generadores de vapor en una central de este tipo, y por la cantidad de tareas que se desarrollaron.

La obra fue ejecutada por equipos de ingenieros y técnicos de Nucleoeléctrica. Además, participaron proveedores nacionales de bienes y servicios altamente calificados.

Pablo Luna, referente del equipo que trabajó en el recambio de generadores de vapor de la Central Nuclear Embalse, es el encargado de liderar el aporte de Nucleoeléctrica en la planta canadiense. “Llevar adelante en otro país un proyecto de esta envergadura, que se reconozcan nuestras capacidades en el exterior, y brindar colaboración a otros colegas, es muy reconfortante desde el punto de vista profesional y personal”, explicó dando cuenta de la importancia que ha tenido la inversión científica y tecnológica realizada por el país en las últimas décadas.

Nucleoeléctrica cuenta con el capital humano y décadas de experiencia en esta tecnología lo que le permite posicionarse en el mercado internacional de servicios para centrales nucleares y ser un motor de crecimiento del país. Para abordar el proyecto en Canadá, Luna trabajará en la revisión de documentos de forma remota y una vez que comiencen las tareas viajará para seguir de cerca las actividades e interactuar con todos los actores.

La tarea en la planta canadiense implicará reemplazar in situ los separadores de humedad de los generadores de vapor. Es una actividad que se realiza con cortes y soldaduras en límite de presión, con muchos cuidados de exclusión de elementos extraños y con los requerimientos de seguridad industrial más altos.