El ministro de Justicia y Derechos Humanos de la provincia de Buenos Aires, Julio Alak, señaló la preocupación del gobierno por la serie de muy violentos atentados políticos en Bahía Blanca, “fueron cuatro en los últimos 8 meses. El ocurrido en el domicilio del Director de la Región Sanitaria no es un hecho aislado, sino que es el cuarto episodio delictivo de estas características que afecta a referentes políticos y sociales de la ciudad”, aseguró.

En este contexto recordó lo ocurrido el 30 de noviembre en un local del Frente de Todos con la detonación de un artefacto explosivo ubicado en una cabina de gas y refirió, “no podemos mirar para otro lado ante hechos criminales de esta envergadura y concatenación. Necesitamos el urgente esclarecimiento de estos crímenes y el castigo de quienes quieren infundir terror en nuestra sociedad”.

E último atentado se produjo el sábado pasado mediante una explosión de un artefacto que provocó un incendio en la casa del director de la Región Sanitaria I de esa localidad bonaerense, Maximiliano Núñez Fariña, que incluyó volantes intimidatorios, amenazas y expresiones contra el pase sanitario.