Al menos 72 personas murieron y más de 1200 fueron detenidas en Sudáfrica en cinco días de violentos disturbios que estallaron tras el encarcelamiento del expresidente Jacob Zuma. El Ejército desplegó cientos de soldados en zonas desfavorecidas de las dos provincias donde se originaron las protestas, informaron este martes autoridades.

Entre los fallecidos por la violencia hay 10 que murieron en una estampida en el municipio de Soweto, según declaró a CNN el portavoz del Ministerio de Policía, Lirandzu Themba. “Ningún descontento o circunstancias personales de nuestro pueblo dan el derecho a nadie a saquear, vandalizar y hacer lo que quieran e incumplir la ley”, afirmó el ministro de Seguridad, Bheki Cele, en una rueda de prensa en la que informó el arresto de 757 personas en todo el país, reprodujo la agencia de noticias AFP.

Las protestas estallaron la semana pasada cuando el expresidente Jacob Zuma, de 79 años, se entregó a las autoridades para cumplir una condena de 15 meses de cárcel por desacato al tribunal. Zuma se había negado a comparecer ante una comisión anticorrupción para hacer frente a varias acusaciones, entre ellas las de soborno y fraude, que ha negado repetidamente.